VIAJE EN EL TIEMPO

04 de junio, 2017 - Opinión - Comentar -

"La fuerza de una fotografía reside en que preserva abiertos al escrutinio instantes que el flujo normal del tiempo reemplaza inmediatamente”

Susan Sontag.El heroísmo de la visión.

Guerra civil española. R. Cappa 

  Se ha escrito, en numerosas ocasiones, sobre la posibilidad de viajar en el tiempo. Y, aunque muchos no nos hayamos dado cierta cuenta, “es posible”. Es posible viajar hacia atrás cerca de doscientos años. No realizar un viaje físico, pero si recrear un viaje visual.

No me estoy refiriendo a realizar una recreación, una recreación (obra escénica, cine, teatro…) tratará de imitar un tiempo pasado con más o menos verosimilitud. Pero, nunca podremos ver la realidad de cómo fue un determinado momento cierto tiempo atrás.

Hoy en día, y desde que apareció por primera vez el daguerrotipo, es posible visualizar el pasado exactamente como fue. Es gracias a la fotografía, como podemos realizar ese viaje a un tiempo pasado.

Ese viaje visual al pasado es posible gracias a las numerosas fotografías documentalistas y de otros géneros que nos han dejado los fotógrafos a lo largo de un periodo de tiempo.

Podemos situarnos en cualquier instante del pasado gracias a esas imágenes. Podemos volver a estar delante de numerosos conflictos y situaciones, gracias a la labor de arriesgados reporteros que han dejado esas marcas en un túnel del tiempo. Para que podamos asistir de nuevo a esos instantes cuando queramos o necesitemos. Podemos volver a estar presentes en esa llegada a meta de un atleta que bate un record. Podemos estar de nuevo en esa célebre ceremonia, en esa importante firma. Podemos volver a vivir los primeros días de nuestro hijo. Podemos volver a vivir la historia este escrita o no.

Gracias a la fotografía y a los fotógrafos, celebres o anónimos, podemos retroceder en el tiempo y volver a estar presentes en acontecimientos pasados.

 

Y, es por eso que la naturaleza muerta de cualquier foto resucita en nuestra memoria, inmortalizándolos, los instantes que ya no volverán a ser.

 

Deja un comentario

DECONSTRUYENDO FOTOGRAFÍAS

04 de junio, 2017 - Opinión - Comentar -

 

En esta primera entrada quiero intentar relacionar mi afición con mi profesión


Velas

 

 

 

El hecho de que hoy en día la fotografía se haya popularizado tanto, gracias al fenómeno de internet, y lo que esto conlleva; me hace reflexionar algo sobre su evolución.
Así como también la cocina, otro arte en auge. Baste comprobar la cantidad de programas televisivos, publicaciones y páginas en la red dedicadas para verificarlo. Me hace ver cierto paralelismos entre ambos menesteres.


En estos momentos un porcentaje, muy amplio, de individuos somos capaces de apretar un obturador o preparar algo de comer. Otra cuestión serán los resultados obtenidos por cada uno, dependiendo de los conocimientos y cualidades personales.


Lo que me llama la atención es la cantidad de fotos similares que podemos ver. Y bastantes, muy buenas. Pero, lo mismo que hay muchos cocineros que hacen perfectas las paellas, las tortillas de patatas o un estofado. Hay muchos fotógrafos que hacen magnificas fotografías de una puesta de sol en bajamar, de un tajinaste en flor iluminado con el cielo estrellado de fondo o de una simple mano. Pero cuando has probado varias veces la paella o has visto unas cuantas puestas de sol en bajamar, salvo matices, te parecen todas casi iguales. En este enlace podemos ver una muestra de lo que estoy comentando.


Entonces ¿cuál es el problema? Un exceso de copia por falta de originalidad o un intento de emular a los buenos. Ciertamente creo que es lo mismo. Me da la impresión, que al igual que las buenas preparaciones culinarias clásicas, que han de seguir ciertos pasos; se sigue el mismo camino en los momentos de realizar ciertas fotos. Se va por el camino de “estandarizar” muchas escenas fotográficas. Hay un muy buen artículo, de Pablo Sánchez, sobre el Cliché fotográfico en paisaje , en su blog El paisaje perfecto, blog que recomiendo por su calidad.


Hay muy buenos cocineros y muy buenos fotógrafos. Pero muy escasos son los reconocidos por este buen hacer. Para destacar en estos quehaceres hay que romper moldes, hay que emprender nuevos caminos. Al igual que hizo F. Adriá en su momento con la gastronomía que abrió nuevos caminos en la cocina, hay que buscarlos en la fotografía. Uno de esos nuevos caminos que abrió F. Adriá ha sido el de la “deconstrucción”. Así está definido por él: “La deconstrucción consiste en utilizar y respetar armonías ya concebidas y conocidas, transformando la textura de los ingredientes, así como su forma y temperatura, manteniendo cada ingrediente, para incluso incrementar la intensidad de su sabor”. Dicho de otra forma: es una manera de crear platos nuevos partiendo de otros ya conocidos. Así se ofrece un plato distinto que nos resulta familiar. ¿Cómo podríamos aplicar este concepto y definirlo para la fotografía? Me atrevo a realizar un postulado: “La deconstrucción consiste en utilizar sujetos y espacios estandarizados, transformando su ubicación en el espacio (composición o encuadre), su tejido (apariencia visual de la estructura de los motivos) y su tonalidad (gradación y matices de colores), de forma que su interpretación general nos transporte a un instante conocido”.

Intentando concretizar. Para sobresalir un poco en estas actividades, hay que salirse del camino pero sin perderle de vista. Si lo perdemos podemos llegar a un lugar al que no queríamos ir. Convirtiendo un plato o una foto en algo totalmente distinto. También quiero decir, que no por crear una nueva forma de adaptar un plato vamos a dejar de realizar una buena paella o tortilla española. O no vamos a dejar de fotografiar un paisaje por que no encontramos manera de ejecutarlo de una nueva forma. Pero sí, que un porcentaje de nuestras creaciones debemos intentar buscar esas transformaciones de interpretaciones estandarizadas o clichés. Sobre todo para no anquilosarnos y caer en el inmovilismo. Hay que intentar evitar que cada vez nos afecten menos las imágenes de hambrunas o desastres o nos provoque menos emociones la contemplación de una foto de un paisaje. Creo que hay que evitar el insensibilizarnos ante la acumulación de fotografías similares. Lo expuesto anteriormente puede ser el inicio de un camino para recuperar toda clase de sensaciones al ver una obra que siendo familiar es distinta.

Deja un comentario